Seis, cinco, cuatro, tres, dos, humo

Acrobacias. Aquel vuelo rasante acercó sus posiciones.

Afonía. Harto de gritar, escribió cine mudo.

África. Ventana cerrada de par en par.

Azores. Entonces los apócrifos decidieron la guerra.

Capitalismo. Chipre, una isla rodeada de tiburones.

Ciento cuarenta. Nunca lo supe explicar por Twitter.

Confianza. Ganaron el partido. Perdieron la apuesta.

Cruz. No les perdones Señor, lo saben.

Cuenta atrás. Seis, cinco, cuatro, tres, dos, humo.

Declaración (de amor). Sin más espacio, un te quiero.

¿Democracia?. Unos tienen gritos, otros mayoría absoluta.

Desiertos. No hay flores para los muertos.

Ejercito. Misión humanitaria. Los malos quedáis avisados.

Europa. Puerta abierta a cal y canto.

Evolución. ¿Más inteligente que yo? Mi teléfono.

Financiación asimétrica. “Última ronda al bar del congreso”.

Humanidad. Nunca es tarde para sonrisas etruscas.

Insuficiente. Seis palabras no bastan para quererte.

Justificación. Al final del libro el prologo.

Leído. Al final del cuento, la encontré.

Libertad de prensa. Parad las máquinas, no hay periodistas.

Llámame. Seis, veintidós, dieciséis, veintisiete, trece. Comunica.

Mediterráneo. Los tiburones surcan entre sus islas.

Memoria histórica. Vaciaron los pantanos. Encontraron sus muertos.

Memoria histórica (2). Los bombarderos se olvidaron de aterrizar.

Ministros. Entre posibles opciones eligió la imposible.

Participar. Las olimpiadas han finalizado. Sobran medallas.

Patria. Abandonaron el país, borraron las fronteras.

Psicosis. Corriste la cortina de la ducha.

Reconciliación. Volvieron al final, el principio acabó.

Revolución. Confieso que he leído a Neruda.

Sant Jordi. Ante mi timidez, regalo tus libros.

Servicio a la comunidad. Cursos de Excel para prestigiosos economistas.

Solución. Agotadas las entradas. Sólo quedan salidas.

Sueños. Al despertar sólo recordaba la anestesia.

Sumun. Que Gallardón nos ponga a parir.

Tanatopraxia. Dibujó su sonrisa en otros labios.

Tribunal europeo. Pararon los desahucios, no quedaba nadie.

Vacaciones. ¡Turistas!Los cocodrilos ya no lloran.

Viajar. El ascensor se detuvo sin ti.

Viaje. Bajaste. Los trenes ya no paran.